lunes, 21 de marzo de 2011

Reflexion acerca de los "Telelibiarios".

Contemplo estupefacto el flujo de noticias imparciales, sesgadas y en algunas ocasiones claramente (o mas bien burdamente) falsas acerca de los acontecimientos que estan ocurriendo en Libia.

Trato de imaginar la forma en que se designaria o trataria a los "rebeldes" antidictadura si aparecieran de la misma guisa (Rostro tapado, kalashnikov atravesado, bazuca al hombro y en la caja de una pickup Toyota) circulando a gran velocidad por las calles de Paris, Washington, Pekin o Teruel.
No voy a entrar en analizar lo que no conozco de primera mano ni en discutir si es mas libre un pastor de cabras libio o un hipotecado depresivo danes. Me limito a describir lo que me venden los llamados medios de comunicacion y que no alcanza los estandares de una reflexion somera antes de meterse en la cama.

Los frios calculadores planificadores de estas guerras preconcebidas sabran porque piensan del modo en que lo hacen, sera por el bien de sus familas, o quizas de la humanidad y ni lo sepamos,y aunque es sadico, seguramente estara por siempre en las tinieblas para la plebe, como siempre lo ha estado desde que el hombre es hombre, solo despiertan en mi la sensacion de que soy un ignorante y de que siempre lo sere, porque por si solos no pueden hacer otra cosas mas que imaginar que el mundo es su tablero de Risk. Sin peones su partida nunca se pueden jugar.

Pero el periodista que cuenta lo que cuenta sin analizarlo (En lo que es un descarado corta y pega, mas bien un patetico y obligado corta y pega), por inercia, por miedo a perder su vacio trabajo (vacio porque evidentemente no le gusta INFORMAR) y no se plantea las consecuencia de sus actos me produce una honda tristeza. una "noticia" mueve opinion publica adicta al morbo, que mueve a politicos adictos de votos y que mueven a empresas armementisticas adictas a destruir para volver a construir a costa de recursos limitados y de seres humanos que nunca mas volveran a ser.

El circulo se cierra y finalmente el sadico tiene sus peones, y su tablero se hace real, porque unos informadores fueron vagos, cobardes o perezosos.

2 comentarios:

ulysses 31 dijo...

Sad but true. ¿y dónde o como podríamos romper ese siniestro círculo de adicciones? Porque al círculo también habrá que añadirle el telespectador consciente de la injusticia pero a la vez pasivo. Quizás ese sea el eslabón más triste de toda esta cadena, y el más masivo, el que conformamos todos los humanos de barriga llena y pies calientes de la sociedad occidental, conscientes del dolor y el desastre que causamos con nuestra pasividad, y sin embargo pasivos.

Una vez que se hace consciente uno de esa miseria social, de esa máquina que funciona a base de mentira, morbo y destrucción, entonces llega el momento en que hay que saber indignarse. No hacia seres humanos concretos, sino hacia el propio sistema. Esa indignación es la semilla del cambio, que cada cierto tiempo la Historia necesita que germine.

discotecas barcelona dijo...

Felicitaciones por el post! internet esta lleno de cosas sin sentido es bueno encontrar cosas asi!